Creemos firmemente en la necesidad de personalizar nuestro servicio de acuerdo a cada cliente, situación y necesidad. Todos los proyectos son distintos y requieren herramientas pensadas para sus objetivos específicos.

Iniciamos nuestros procesos con un acercamiento al cliente. Una entrevista suele ser la mejor manera para contextualizar los antecedentes del futuro proyecto y trazar los primeros objetivos, así como determinar las necesidades del proyecto, el cliente y el usuario final. Una vez que hemos recopilado la suficiente información, procedemos a conceptualizarla y a crear bocetos en base a los conceptos extraídos. Procuramos en lo posible pensar en metáforas, formas y conceptos que son los que se plasman finalmente en las piezas.

Proceso de trabajo